+52 1 (722) 2115008 info@excite.com.m

¡La pregunta sigue escuchándose! ¿Me conviene implementar una estrategia de Marketing o Marketing Digital para _________?

Todas las empresas necesitamos ventas, ¡Más ventas siempre! Y la presión para los estrategas de marketing no se hace esperar.  Si realmente estás considerando qué tipo de estrategia implementar, y estás indeciso sobre que estrategias de marketing o de marketing digital debes usar para incrementar tus ventas, estoy seguro de que este documento te dará la solución, por favor, sigue leyendo, permíteme explicarte por qué.

Se puede decir que el título es engañoso porque para nosotros marketing es marketing, no hay tal cosa como marketing digital y la única razón por la que nos vemos en la necesidad de ofrecer o de distinguir “marketing” con el apellido “digital” es porque aún hay mucha confusión tanto en marketeros, como áreas comerciales de los clientes, así como, honestamente, en muchas agencias nuevas o antiguas, freelancers o tras-nacionales.

El Origen de la Confusión entre Marketing, Publicidad y Ventas

La principal confusión se encuentra en la forma de entender el marketing, con respecto a la publicidad y con respecto a las ventas.  El siglo pasado, el de los mega medios masivos y los premios de publicidad, es del que casi todos venimos, y dicho sea de paso también incluidos los millenials, ya que los conceptos de marketing con los que los educaron son los de la época a la que me refiero.

En concreto, el marketing, publicidad y ventas estaban casi unidos, todos tenían el objetivo de vender un bien ya producido; productos o servicios, que generalmente, aún tenían algunos diferenciadores ya fueran de calidad, precio, ventaja logística, disponibilidad, exclusividad, etc.

Pero la realidad actual es diferente. Las redes sociales, los teléfonos móviles o el Internet de banda ancha, por sí mismos NO son los que hacen la diferencia; es el consumidor quien ha cambiado, se ha transformado en un cliente informado, empoderado y exigente, y con ello el mercado ha cambiado, se ha atomizado en tribus que ya no se agrupan por edad, sexo, raza, ingreso, grado escolar o incluso región.

Es el comportamiento del nuevo consumidor lo que crea una distancia y diferencia, ahora muy perceptible entre el marketing, la publicidad y las ventas. Naturalmente siguen yendo en paralelo en su propósito de incrementar las ventas (de ideas, productos o servicios), en mejorar su posición de mercado, en agregar valor a la marca, etc., pero cada una tiene una naturaleza distinta y además, ahora se complementan e integran más en la generación de valor con otras áreas de la empresa.

El marketing tiene el principal objetivo de entender a quién servimos, derivado de ello, podemos saber que producto o servicio es el que te tenemos que fabricar o proveer, el lenguaje con el que nuestros clientes ideales y potenciales pueden tener más afinidad, cuáles son los canales y medios en dónde ellos pasan tiempo y los formatos que se requieren producir para tener presencia e impacto, además de poder identificar e incluso fabricar los momentos del camino de compra desde el momento de la pre-conciencia hasta la compra y lealtad.

La publicidad, por su parte, se encarga de encontrar el camino creativo, la producción de mensajes y la mezcla de medios más eficaz, efectiva y eficiente acorde al presupuesto y objetivos.  Esto es un mundo que ha crecido de manera impresionante y merece varias publicaciones para abordarlo…

Las ventas, por su parte, deben ser capaces de identificar el momento en el que el prospecto hace contacto con la marca, sea presencial o virtual, debe calificarlo para saber en qué momento de compra se encuentra y si es propicio motivar a cerrar la venta; es también responsable de la experiencia de compra, oportunidad única para confirmar los sentimientos que atrajeron a nuestro cliente a la marca y sentar las bases de confianza para que, a partir de esta experiencia y confianza creada, se puede iniciar la construcción de una relación de largo plazo.

¡Marketing Digital es Marketing!

Si te das cuenta, lo anterior, no cambia con respecto a si el marketing es “tradicional” o “digital”, simplemente es marketing. Tenemos metodologías y herramientas diversas que se usan en cada área acorde a la etapa, y la diferencia es que ahora, estas herramientas se comunican entre sí, o incluso, permiten ejecutar en la misma plataforma acciones de marketing, acciones de publicidad y acciones de ventas. Y claro, sucede de manera más obvia en un esquema de e-commerce, pero no es exclusivo de este tipo de negocio.

Más aun, las tecnologías están posibilitando la integración en este camino paralelo, pero claramente diferenciado, a áreas que antes parecían estar un poco externas como las relaciones públicas, o parte de la empresa pero que no parecían tener un rol o una relación directa con las ventas o con la experiencia de compra por parte del cliente, como lo son: producción, logística, finanzas, áreas legales, compras, recursos humanos, incluso se podría llegar a involucrar proveedores.  Si hubiera tal cosa como marketing digital, a todas las demás áreas las tendríamos que agregar el apellido digital…

Manifiesto Digital

Nuestro manifiesto para digital es, que está haciendo “marketing digital” quien está poniendo al centro a su consumidor y está facilitando la comunicación entre las áreas para que sepan lo que su cliente, su tribu está queriendo consumir, por qué, cómo y dónde lo está queriendo consumir; y para ello, adoptan nuevas herramientas y tecnologías que facilitan la comunicación y se comunican, la medición y saben qué medir, abiertas a la retroalimentación y tienen alguien encargado de escuchar.

Está haciendo “publicidad digital” los estrategas y ejecutivos que no eligen el mensaje, el arte o creatividad ni el medio para satisfacer sus propios gustos (y egos), sino para estar disponibles y cercanos a sus prospectos de cliente ideal, aunque nadie más los note.

Y están haciendo “ventas digitales” quienes dejan que sea el cliente quien define cuando comprar, facilita que el cliente viva una experiencia personal y en función a ello, no le impone, sino que permite al cliente dar su propio significado a la experiencia, a la marca, y con ello, los empodere a convertirse en genuinos micros influencers, que están más que convencidos, enamorados de la marca por lo que representa y significa para ellos.

Esperamos que esta guía te haya ayudado a dejar en claro, que digital es parte de como se hace el marketing desde ya hace algunos años y no debes elegir entre uno y otro, sino buscar una omnipresencia para estar solamente donde tus prospectos ideales se encuentran, según lo permita tu presupuesto, tu perfil de marca y tu ética empresarial.

Share This